06 Febrero 2018

Historia de las sedes del Rayo Vallecano

Publicado en Deportes

Odisea en Vallecas

Juan Jiménez Mancha | Vallecasweb
Desde la modesta casa de la familia Huerta hasta las caóticas y abandonadas oficinas actuales en el Estadio de Vallecas. En casi un siglo de historia, la sede del Rayo Vallecano ha recorrido nada más y nada menos que en torno a una veintena de domicilios particulares, bares y locales cedidos o alquilados. Su recorrido ejemplifica la generosidad de los vallecanos y su amor a un equipo que llevan en lo más profundo de las entrañas. Por eso, las sedes siempre estaban abiertas a la afición, una afición que era, y que queremos que nunca deje de ser, una gran familia.



El Rayo Vallecano nació de una hermosa y humilde manera: en el modesto hogar de María Prudencia Priego Borbolla, conocida por ser la viuda de Julián Huerta, quien tenía que servir en otras casas para tirar para adelante con su numerosa prole. Nació pues, no debemos olvidar nunca, en la vivienda de una familia vallecana. Prudencia le dio al nuevo equipo, en el que figuraban varios de sus hijos, una habitación para reunirse, guardar el material para poder cambiarse y esforzadas manos para lavar y coser la ropa. Su casa se encontraba en la actual calle del Puerto del Monasterio nº 8, entonces Nuestra Señora del Carmen, nº 28, más conocida como calle del Carmen. La habitación prestada se hallaba al fondo de la casa. Poseía una pequeña ventana baja que daba al campo de las Erillas, por donde sacaban o metían material los propios jugadores.

Dibujo en planta de la casa de Doña Prudencia Priego trazado a mano en un bar de la Avenida de la Albufera por Nicolás Sanjuán González, antiguo dirigente del Rayo Vallecano. Según puede apreciarse, desde la puerta de la calle se accedía a un pasillo central que comunicaba a ambos lados con tres habitaciones y una cocina. Tras atravesar el patio, que contaba con un pozo para extraer agua potable, se hallaba una cuarta habitación cuya pared lindaba directamente con el campo de Las Erillas. Esta habitación fue utilizada con vestuario del Rayo Vallecano en sus inicios, y por su ventana, una vez desmontadas, se sacaban y recogían las porterías. El dibujo de la casa es tal y como la recuerda hoy Nicolás, de 89 años de edad, tras la Guerra Civil. (© Foto: J.J. MANCHA / Vallecasweb.com)Dibujo en planta de la casa de Doña Prudencia Priego trazado a mano en un bar de la Avenida de la Albufera por Nicolás Sanjuán González, antiguo dirigente del Rayo Vallecano. Según puede apreciarse, desde la puerta de la calle se accedía a un pasillo central que comunicaba a ambos lados con tres habitaciones y una cocina. Tras atravesar el patio, que contaba con un pozo para extraer agua potable, se hallaba una cuarta habitación cuya pared lindaba directamente con el campo de Las Erillas. Esta habitación fue utilizada con vestuario del Rayo Vallecano en sus inicios, y por su ventana, una vez desmontadas, se sacaban y recogían las porterías. El dibujo de la casa es tal y como la recuerda hoy Nicolás, de 89 años de edad, tras la Guerra Civil. (© Foto: J.J. MANCHA / Vallecasweb.com)

La vivienda de Prudencia hacía esquina con la actual calle Puerto Alto, entonces el camino que llevaba al campo de las Erillas. Por esta calle salían y entraban los jugadores los días de partido. Primero trasladaban las porterías, desmontables para que no fueran usadas como leña dadas las necesidades de lumbre en Vallecas. Por el otro lado del inmueble, hacia arriba, existían tres casas (en una viviría José Torres, el central del primer ascenso a Segunda División en 1956) y luego, haciendo esquina en el nº 36, la vaquería de Gato, como se conocía a la vaquería de Justo Gutiérrez Gato. Esta vaquería también llegó a servir de vestuarios para los jugadores rayistas.

Para contactar con el club, se proporcionaban a la prensa las direcciones personales de los secretarios o se instaba dirigirse a los capitanes del equipo. Estos contactos servían para concertar partidos. Los secretarios del club José Saguar (calle del Carmen nº 1) y Eliseo Palacios (calle Gerona nº 5), y los capitanes Juan Huerta, José Montoya y Ricardo Benavides, firmaron diferentes notas de prensa a lo largo de 1924 y 1925. Sus hogares fueron sedes del Rayo. Las gestiones administrativas apenas se llevaban entonces en la casa de Prudencia. Ni posiblemente las reuniones, una vez que el club había creado en su primer año de nacimiento nada más y nada menos que cuatro formaciones de jugadores: primer y segundo equipo y dos conjuntos de infantiles (la categoría de juveniles no nació en España hasta 1950). El Rayo, tampoco conviene olvidar nunca, nació como un club donde todas las categorías de jugadores tenían similar importancia y con la atención a la cantera formando parte de sus señas de identidad desde su primer año de vida.

Cerca de la casa de los Huerta se encontraba el bar La Estufa, en una de las esquinas de la calle Martínez de la Riva con la calle Puerto Alto. En este bar tuvieron lugar no pocas de estas reuniones. Años más tarde, en otra de las esquinas de esta confluencia, el bar El Castillo vendería entradas para los partidos en el campo del Rodival en los días de mayor afluencia de público.

La sede del club recorrió en el resto de los años veinte y treinta diferentes locales, bares y hogares vallecanos hasta que, con la llegada de la Guerra Civil, regresó a la casa de los Huerta, donde quedó a buen resguardo el material deportivo del equipo. El problema era siempre la falta de dinero. El 14 de julio de 1944 el club se inscribía como asociación deportiva en el Registro del Gobierno Civil de Madrid, haciendo figurar como dirección todavía la de Nuestra Señora del Carmen nº 28 y como presidente de la entidad a Ezequiel Huerta, quien permanecería fiel al Rayo desde su negocio de arreglo de zapatos en la avenida de la Albufera, convertido en lugar de reunión de lo que hoy llamamos Rayismo, con frecuentes visitas e improvisadas tertulias de aficionados y jugadores. Los bares, las tiendas, las calles… en cada rincón de Vallecas se encontraba el Rayo.

Hoja del Registro del Gobierno Civil de Madrid en la que el club aparece registrado como “Agrupación Deportiva El Rayo”. En el apartado de fines figura su actividad como “deportiva”, destacando que la sede de la entidad se encuentra en la calle del “Carmen 28 (Pte. De Vallecas)”, que en realidad correspondía a la casa particular de su presidente, el vallecano “Ezequiel Huerta”. Entre la documentación aportada para la constitución se citan sus “estatutos”. (© Foto: ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN / Vallecasweb.com)Hoja del Registro del Gobierno Civil de Madrid en la que el club aparece registrado como “Agrupación Deportiva El Rayo”. En el apartado de fines figura su actividad como “deportiva”, destacando que la sede de la entidad se encuentra en la calle del “Carmen 28 (Pte. De Vallecas)”, que en realidad correspondía a la casa particular de su presidente, el vallecano “Ezequiel Huerta”. Entre la documentación aportada para la constitución se citan sus “estatutos”. (© Foto: ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN / Vallecasweb.com)

El periplo geográfico que conocería a continuación la sede del Rayo Vallecano solo cabe calificarlo de extraordinario. En mayo de 1948, el club se trasladó a una habitación alquilada en la posada de Cristino Atienza, en la avenida de la Albufera nº 11, regentada por una señora a la que llamaban doña Carmen. Luego estuvo, al parecer, en dos sitios durante un breve periodo de tiempo: en un piso de la calle Melquiades Biencinto nº 5 y en el bar Brea. En julio de 1950 se mudó a la calle Martínez de la Riva nº 15, primer piso, local alquilado por poco dinero al directivo Clemente Sotelo de la Presilla.

Inauguración de la sede social de la calle de Martínez de la Riva, nº 15, a la que asistieron jugadores, directivos y empleados del Club. (© Foto: HISTORIA DEL RAYO VALLECANO DE NIETO SANDOVAL / Vallecasweb.com)Inauguración de la sede social de la calle de Martínez de la Riva, nº 15, a la que asistieron jugadores, directivos y empleados del Club. (© Foto: HISTORIA DEL RAYO VALLECANO DE NIETO SANDOVAL / Vallecasweb.com)

La apertura de la nueva sede en la calle de Martínez de la Riva fue todo un acontecimiento para los aficionados del Rayo Vallecano, que disfrutaban de ella como si estuvieran en familia. (© Foto: TU REVISTA Nº 4. BIBLIOTECA NACIONAL / Vallecasweb.com)La apertura de la nueva sede en la calle de Martínez de la Riva fue todo un acontecimiento para los aficionados del Rayo Vallecano, que disfrutaban de ella como si estuvieran en familia. (© Foto: TU REVISTA Nº 4. BIBLIOTECA NACIONAL / Vallecasweb.com)

La sede se localizaría en este domicilio de Martínez de la Riva hasta que en el verano de 1955 se trasladó a Puerto del Monasterio nº 1, donde había estado el Ayuntamiento de Vallecas hasta 1947, lugar donde el club pudo depositar sus muebles y documentos en un despacho. Los papeles del Rayo regresaban a los orígenes del equipo, porque la casa de Prudencia Priego y los Huerta se encontraba casi enfrente. El Rayo, sin embargo, no logró apañarse con este nuevo espacio para su funcionamiento diario, por lo que tuvo que utilizar varios bares vallecanos para el trabajo cotidiano de la entidad. El principal fue el bar de las Siete Puertas, en la avenida Ciudad de Barcelona nº 115, luego Bodegas Martín, al otro lado del actual puente sobre la M-30. Este popular bar fue derribado para la construcción de la famosa carretera de circunvalación. Las Bodegas Oter, debajo del piso desalojado en Martínez de la Riva, siguió colaborando con el club, al tiempo que operaban como especie de oficinas auxiliares los bares Sagú y La Isla, en la avenida de la Albufera 3 y 15 respectivamente. En estos bares se publicitaban los partidos y se despachaban entradas.

Casa de la calle del Puerto Monasterio nº 8, antigua calle del Carmen nº 28, donde nació la Agrupación Deportiva El Rayo. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)Casa de la calle del Puerto Monasterio nº 8, antigua calle del Carmen nº 28, donde nació la Agrupación Deportiva El Rayo. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)

La vivienda de Doña Prudencia Priego —a la izquierda de la imagen— estaba tan céntrica en el Puente de Vallecas, que se hallaba situada casi enfrente del Ayuntamiento de Vallecas, edificio que aparece a la derecha de la fotografía. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)La vivienda de Doña Prudencia Priego —a la izquierda de la imagen— estaba tan céntrica en el Puente de Vallecas, que se hallaba situada casi enfrente del Ayuntamiento de Vallecas, edificio que aparece a la derecha de la fotografía. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)

El edificio que albergó el consistorio municipal también fue sede del Rayo Vallecano. Si se alza la mirada sobre su fachada principal, aún puede verse un histórico escudo en piedra con la siguiente leyenda: “AYUNTAMIENTO DE LA VILLA DE VALLECAS”. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)El edificio que albergó el consistorio municipal también fue sede del Rayo Vallecano. Si se alza la mirada sobre su fachada principal, aún puede verse un histórico escudo en piedra con la siguiente leyenda: “AYUNTAMIENTO DE LA VILLA DE VALLECAS”. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)

En 1956, la jefatura de Educación y Descanso cedió al club el primer piso del edificio, que había sido sede de la Casa Sindical, en la calle Concordia nº 6, donde instaló sus oficinas y una sala de juntas que fue escenario de entrevistas a entrenadores, jugadores rayistas y figuras del deporte, con asistencia de aficionados franjirrojos. El local se hallaba de nuevo muy cerca de la casa de los Huerta. Los periodistas disponían así de un espacio adecuado para desarrollar su trabajo.

En el verano de 1959, el domicilio social del club volvió a cambiar, mudándose a un primer piso muy espacioso en la calle Lozano nº 15, propiedad del presidente de entonces, Tomás Esteras. Este piso había sido sede del equipo de fútbol de la regional madrileña Peña El Carmen, además de ser usado como salón de baile. Pero tampoco estaría el Rayo mucho tiempo allí, sólo mientras Esteras fuera presidente. Así que poco después, en 1961, se trasladó al primer piso de la avenida de la Albufera nº 3, uno de los edificios más emblemáticos y de valor artístico de Vallecas, con anterioridad sede de Falange Española y al parecer obra de un discípulo del famoso arquitecto modernista Gaudí. El local fue cedido por las autoridades provinciales.

A continuación, la sede cruzó de acera. En la temporada 1965/66 se instaló en el segundo piso de la avenida de la Albufera nº 48, ganando mucho en espacio. Pero las dificultades económicas seguían ahogando al Rayo Vallecano.

Una de las sedes más emblemáticas y reconocibles del Rayo Vallecano estuvo en la Avenida de la Albufera nº 3, el edificio modernista pendiente de restauración que ha sido declarado Bien de Interés Cultural. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)Una de las sedes más emblemáticas y reconocibles del Rayo Vallecano estuvo en la Avenida de la Albufera nº 3, el edificio modernista pendiente de restauración que ha sido declarado Bien de Interés Cultural. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)

Aunque difícilmente legible por las lonas que cubren el edificio de la Avenida de la Albufera nº 3, en su puerta principal un dosel en piedra muestra la siguiente leyenda: “ASEGURADA DE INCENDIOS. AÑO DE 1902”. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)Aunque difícilmente legible por las lonas que cubren el edificio de la Avenida de la Albufera nº 3, en su puerta principal un dosel en piedra muestra la siguiente leyenda: “ASEGURADA DE INCENDIOS. AÑO DE 1902”. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)

La precariedad en la que siempre vivió obligó al Rayo Vallecano a cambiar de sedes continuamente, desde casas particulares a bares, locales cedidos o alquilados. En la temporada 1965/66 la ADRV se trasladó por fin a un piso en la Avenida de la Albufera nº 48, en cuya fachada colocó el llamativo cartel que aparece en la imagen. (© Foto: BIBLIOTECA NACIONAL / Vallecasweb.com)La precariedad en la que siempre vivió obligó al Rayo Vallecano a cambiar de sedes continuamente, desde casas particulares a bares, locales cedidos o alquilados. En la temporada 1965/66 la ADRV se trasladó por fin a un piso en la Avenida de la Albufera nº 48, en cuya fachada colocó el llamativo cartel que aparece en la imagen. (© Foto: BIBLIOTECA NACIONAL / Vallecasweb.com)

Vista actual y nocturna de la antigua sede del Rayo en la Avenida de la Albufera nº 48. Como se puede apreciar, la farmacia sigue en el mismo lugar. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)Vista actual y nocturna de la antigua sede del Rayo en la Avenida de la Albufera nº 48. Como se puede apreciar, la farmacia sigue en el mismo lugar. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)


En octubre de 1969, con Pedro Roiz de presidente, el domicilio social se acercaba a su actual emplazamiento. La inauguración del Polideportivo de Vallecas, en la calle de Arroyo del Olivar, donde continúa ahora modernizado, supuso el logro de un domicilio social que aseguraba, al fin, una estabilidad. Finalmente, en 1992, con José María Ruiz-Mateos al frente del club, el domicilio social del Rayo Vallecano se instalaría en su edificio actual, anexo al estadio.

Acababa, de momento, el largo periplo del Rayo Vallecano en busca de un domicilio social fijo. Con la llegada del dinero finalizaron las ayudas y los esfuerzos de un barrio por socorrer a su equipo en lo más básico: disponer de casa. Pero la gente de Vallecas, tras casi cien años de Historia, sigue sintiendo al Rayo Vallecano como algo propio. Ahora, aunque sea sólo por justicia, hace falta que las puertas del domicilio social vuelvan a abrirse a Vallecas, como siempre estuvieron.

* Desde Vallecasweb agradecemos a Don Nicolás Sanjuán González su inestimable colaboración para la elaboración de este reportaje.

(*) En la imagen que abre esta información, famosa ventana existente en la parte trasera de la vivienda de Doña Prudencia Priego, situada en la calle de Nuestra Señora del Carmen nº 28, a través de la cual se guardaban las porterías del campo de Las Erillas para evitar que fueran convertidas en leña. (© Foto: A. LUQUERO / Vallecasweb.com)

-------------------

 Puedes leer otras noticias sobre la actualidad de Vallecas accediendo a la portada de nuestro periódico www.vallecasweb.com
 También estamos en @vallecasweb(Twitter) y vallecasweb(Facebook)
 Si quieres colaborar con nosotros, puedes escribirnos un correo electrónico clicando en el enlace: vallecaswebcontacto

Comentarios (1)

  • Oscar Salto Acevedo

    Oscar Salto Acevedo

    06 Febrero 2018 a las 20:23 |
    ...siempre es un placer leer nuestra historia

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.